Para mi esposo y para mi el tener a nuestro hijo bajo nuestras propias reglas y vivirlo conscientes ambos (lo cual requería yo sin anestesia) fue un verdadero sueño, pero no siempre fue así, todo comenzó con un video del nacimiento de un sobrino de mi esposo, la primera vez que lo vi me pareció normal, bonito; pero mi perspectiva cambió por completo al verlo embarazada. En el video no se muestra mas que la esposa que le enseñan a su bebé tras una cortina y le dicen te traemos a tu bebé a las 4pm... al ver el video y recordar, su bebé nació a las 11:00am, ¿qué pasó todo ese tiempo con el bebé? ¿estuvo solito en un cunero? no se.. empezaron a surgir muchas dudas y miedos y rompí en llanto, como pasaría tantas horas sin mi bebé, pobre de ambos, y fue que tomé la decisión de informarme bien, y mis primas (quienes tuvieron a sus hijos sin anestesia en un hermoso parto) me recomendaron con la mejor instructora que me pudo tocar, Encarni. Mi esposo estaba un poco renuente, pero a partir de la primer sesión con todo lo que aprendimos estuvo feliz, no acabaría nunca de contar todo lo que aprendimos y nos informamos, y claro está, nuestro ginecólogo es súper pro de lo natural y ya había trabajado con Encarni en el parto de mi prima.

 

 

Yo comencé con contracciones el sábado por la noche, cabe mencionar que ese sábado tuve mi clase de pujo y por la mañana había soltado ya parte del tapón, pero me costaba identificar si eran o no, ya que tuve pródromos 2 semanas antes (osea contracciones con dolor pero que son para preparar el cuerpo, no de labor de parto) y esa noche creí que se me rompió la fuente, al día siguiente monitoreando las contracciones con Encarni y mi Ginecólogo llegamos al hospital por que mis contracciones estaban ya más seguidas, y por que según yo había ya roto la fuente, pero "ohh sorpresa" que al hacerme tacto, no había dilatado más que 1 cm y mi fuente estaba intacta, eran las 7pm aprox. y mi esposo quiso que nos quedáramos a dormir en el hospital por cualquier cosa el tráfico en la mañana de lunes lo aterraba, y nos fuimos a hacer tiempo al cine, mi esposo, Encarni y yo, y vimos una película yo con contracciones y Encarni monitoreandolas jaja muy chistoso y cabe mencionar que ya me dolían... al llegar al hospital a las 12:00am me hicieron tacto y cual fue mi sorpresa y frustración que no había dilatado nada! seguía con mi mentado 1cm, resulta que aunque mi bebé ya estaba en posición, su cabecita no había bajado es decir tenía presentación de cara y no golpeaba donde debía y de seguir así, no iba a dilatar; total pasamos la noche en el hospital y encarni durmió en el cuarto de enfermeros, y yo pase toda la noche en vela "monitoreando" mis contracciones, y haciendo unos ejercicios con la pelota y de respiración que me enseñó encarni para que mi bebé se acomodara y pudiera dilatar, fue una noche pesada, pero con esa ayuda y con un mantra me la lleve tranquila, por ahí de las 5:30 am entró Encarni para ver como iba, y me comentó que no me preocupara, que ya había tenido labor de parto y que si tenía que ser cesárea no pasaba nada, que me veía muy tranquila, y que ya era para que estuviera en un grito, que o tenía el umbral del dolor muy alto, o no estaba dilatando aún; en ese momento me frustré, en verdad quería tener a mi hijo natural, y me sentía lista; Encarni y mi esposo me tranquilizaron y a las 11:00am que me checó el ginecólogo mi bebé ya se había acomodado y ya tenía 5cm de dilatación, no saben la felicidad... de ahí me lleve las horas que faltaron con respiración, pelota, platicas, paseos por el jardín eso si, siempre monitoreados por encarni jaja, y poco después (unas 2 horas y media después) ya tenía 7 cm de dilatación y pasamos al cuarto de labor; yo me negaba a tenerlo en agua por que soy muy asquerosa, y pensar en tenerlo en agua con la sangre y todo no se me antojaba, pero al meterme a bañar cuando por fin rompí la fuente (la pasada fue pipí nocturna que no controlé, jaja para mi próximo bebé sabré la diferencia jajaja)sentí tanto aliviane con el agua que pedí tenerlo ahí, por suerte llevaba la parte de arriba de mi bikini y mi esposo traje de baño que encarni nos dijo que lleváramos "por si cambiaba de opinión", total después de los masajes de encarni de relajación, pasé a la tina, ahí fue cuando realmente sentí el dolor, pero mi esposo se metío conmigo y con sus piernas levantaba mi coxis para aliviar el intenso dolor, había un mundo de gente jaja, bueno eso parecía pero eran Encarni, mi esposo, el ginecólogo, su ayudante, la pediatra, el neonatólogo y 2 enfermeras... ok si "un mundo de gente" jaja, y tras ya coronar mi bebé, no aguantaba el dolor, el ginecologo me pregunto inclusive si hacia mucho ejercicio, por que mi periné aguantaba mucho y no me desgarraba, y fue ahí cuando tomó la decisión de pasarme a la silla psicoprofiláctica, y ahí al primer pujido nació mi niño, un enormísimo bebé de casi 3,800kg y 52cm!!!  Qué emoción!! no puedo negarlo, dolió, pero valió cada segundo, mi bebé nació con los ojos súper abiertos, super despierto, viendo todo  y pude tenerlo conmigo todo el tiempo, desde que nació hasta que salimos del hospital; el tomar el curso, estar informados, y contar con el apoyo de mi esposo y una excelente instructora, me dieron el valor y confianza que como mujer tenemos pero que olvidamos por no estar bien informados y confiar en la naturaleza y Dios.

 

Lucienne

 

 Todos los derechos reservados  vivetupartonatural.com 2015.